Las puertas corredizas de los armarios son una forma fácil y económica de ahorrar espacio en cualquier habitación. Por esta razón, están muy extendidos en la mayoría de los hogares. Si bien las puertas correderas de los armarios son muy útiles, también tienen la molesta costumbre de romperse.

Casi todos los que tienen una puerta de armario corrediza en su hogar, en algún momento, se encontrarán con el problema de que un día sus puertas correderas no deslizan.

Por suerte, estas puertas son tan simples de arreglar como comunes. En la mayoría de los casos, arreglar la puerta de un armario es fácil y puede hacerlo casi cualquier persona con pocas herramientas y sin conocimientos.

Aquí se explica cómo diagnosticar y reparar una puerta corredera de armario. ¡Hagámoslo!

divisor 1

Preparación para arreglar la puerta corrediza

Prepararse para arreglar una puerta corrediza de armario es fácil. Primero, asegúrate que no haya nada que obstruya la puerta. Te sorprendería la cantidad de veces que algo simplemente se ha caído detrás de la puerta corredera en un lugar que no viste de inmediato. En segundo lugar, asegúrate que la puerta que estás tratando de arreglar sea una puerta de armario corrediza o una puerta plegable, no una puerta empotrada. Las puertas empotradas se deslizan hacia la pared mientras que las puertas corredizas no. Las soluciones que te ofrecemos en este artículo no sirven para solucionar problemas con una puerta empotrada.

Los primeros pasos de este artículo solo te llevarán una hora o menos y probablemente no te costarán nada. Si tienes que pasar y reparar o reemplazar toda la puerta corrediza, el coste podría ser de unos 200€ o más.

No necesitas muchas herramientas para tratar de arreglar una puerta corrediza de armario. Las cosas que necesitarás serán las siguientes: 

  • Destornillador
  • Fuente de luz (la linterna del teléfono debería estar bien)
  • Trapo
  • Limpiador multiuso por ejemplo el  famoso WD-40

Los elementos que puede necesitar, pero que tal vez no necesites de primeras, incluyen los siguientes.

  • Nuevo riel de puerta
  • Cinta métrica
  • Panel de puerta nueva
  • Herrajes de reemplazo

Después de la primera inspección vamos a ver en cuál de los siguientes puntos se encuentra nuestra puerta corredera de armario.

¿Está la puerta corredera fuera de la pista?

La primera y más común solución es simplemente verificar para asegurarse de que la puerta esté en el riel. Incluso si una puerta parece estar ajustada en el riel, no siempre es así. Intenta colocarte detrás de la puerta del armario y mira hacia arriba con una luz para asegurarte de que las ruedas de la puerta estén correctamente dentro del riel. Solo se necesita un ligero golpe o desalineación para quitar la puerta del riel. Es posible que no siempre cuelgue, se hunda o se arrastre.

A menudo, una puerta simplemente se ha salido de la vía. Si ese es el caso, simplemente levante la puerta hacia arriba y ajuste lentamente la posición hasta que las ruedas vuelvan a caer en el riel . Sentirás que la puerta vuelve a colocarse en su lugar. Prueba la puerta. Si estaba fuera de la pista, debería deslizarse libremente una vez más.

Cómo arreglar una puerta corrediza de armario (7 pasos)

1. Revisa las ruedas de la puerta

Si la puerta está en el riel y aún no se desliza correctamente, debes revisar las ruedas. La mayoría de las puertas de los armarios tienen ruedas y el riel en la parte superior, pero a veces están en la parte inferior. Puedes levantar fácilmente la puerta, de la misma manera que lo hiciste antes, y bajarla del riel. Esto volverá a encajar las ruedas en el riel de la puerta corredera.

Inspecciona el mecanismo de las ruedas. A veces, las ruedas se han «mordido» o están dobladas o agrietadas. Si las ruedas simplemente están dobladas, puedes intentar volver a doblarlas a su posición con la mano. Si las ruedas están dañadas, es posible que deban reemplazarse. Si ese es el caso, puedes comprar un kit de ruedas de recambio en su ferretería local. Por lo general, solo se requieren unos pocos tornillos para reemplazar el mecanismo de ruedas de la puerta corrediza.

 


2. Revisa el riel.

Si las ruedas se ven bien, es hora de revisar el riel. La pista puede bloquearse con suciedad, escombros o desgaste. Con las puertas abiertas, usa una luz para examinar toda la longitud del riel. Comprueba si hay daños o suciedad. Una pista dañada podría estar agrietada, doblada o deformada. Cualquiera de estos problemas puede impedir que una puerta corredera se deslice libremente.

 


3. Limpiar la pista de la puerta corrediza

A continuación, es un buen momento para limpiar el riel. Con las puertas cerradas no hay razón para no darle una buena limpieza al canal del riel. Usa un trapo para limpiar toda la longitud de la pista. Luego, usa una aspiradora para aspirar el riel. Una aspiradora estándar con un accesorio de mano debería ser lo suficientemente potente. Una aspiradora de taller también funcionará bien en esta situación.

Un riel limpio puede reparar una puerta que se desliza incorrectamente en tan solo 30 minutos.


4. Reemplaza el riel de la puerta corredera si es necesario

Si la pista está dañada, será necesario reemplazarla. No te preocupes; no es muy difícil. Mide la longitud del riel y apúntala. Luego compra una nueva pista. Retira el riel viejo sacando los tornillos y separando el riel del marco de la puerta. Cuando tengas la nueva pista, simplemente colócala en el espacio existente y atornilla la nueva. Si la medida es correcta, la pista debería encajar perfectamente.


5. Realinear las puertas

Con el nuevo riel en su lugar, puedes realinear fácilmente las puertas . A veces, las puertas se descomponen o han cambiado de carril, por lo que chocan entre sí. También puedes realinear las puertas sin reemplazar el riel. Simplemente quita las puertas y luego vuelve a colocarlas, de una en una, asegurándote de que cada puerta esté en su propio carril individual.

Con una pista limpia o nueva y unas ruedas en buen estado, una realineación debería ser fácil y efectiva.


6.Revisa las puertas corredizas en busca de deformaciones o daños.

Si ninguna de estas soluciones solucionó el problema, es posible que haya un problema con los paneles de la puerta. Las puertas pueden deformarse con el tiempo, especialmente si alguna vez han sufrido agua o humedad fuerte. Coloca las puertas planas y busca ondas o curvas. Comprueba la parte superior y los lados. Si ves ondas o deformaciones, es posible que las puertas sean las que estén causando el problema.

Puedes comprar fácilmente losas nuevas para la puerta corredera. Las losas de las puertas de los armarios no necesitan ningún mecanizado o preparación especial y, a menudo, se pueden comprar listas para usar en una tienda de bricolaje. Asegúrate de medir tanto la altura como el ancho. Normalmente las puertas correderas son de un tamaño estándar.

Una vez que hayas comprado las losas nuevas, asegúrate de obtener también el kit de herrajes para la puerta del armario. Reemplazar las puertas es tan simple como atornillar los nuevos herrajes a las losas y volver a colgarlas en el riel.


7. Lubricar los rieles de las puertas correderas

Por último, puedes lubricar las ruedas para garantizar un deslizamiento suave. Asegúrate de que las ruedas estén limpias antes de tratar de lubricarlas, o el lubricante simplemente acumulará suciedad y las pegará aún más. El lubricante WD-40 es una forma sencilla de lubricar las vías. Simplemente rocía un poco de WD-40 a lo largo de la pista y déjalo secar. Las puertas, nuevas o no, ahora deberían deslizarse mucho más suavemente.divisor 1

Conclusión

Ahí tienes. Estos métodos deberían poder solucionar casi todos los problemas que uno experimenta con una puerta de armario corredera problemática. Si, por alguna razón, estos métodos no funcionan, es posible que debas consultar a un carpintero profesional. Otras razones por las que la puerta de un armario se rompe pueden ser problemas graves como cimientos hundidos o daños en el marco de la casa. Estos problemas son difíciles de diagnosticar por tu cuenta, pero podrían hacer que todo el marco esté fuera de lugar, lo que provocará que las puertas tengan problemas.

Estos siete pasos arreglarán casi cualquier puerta de armario rota en casi todos los casos.

También podría estar interesado en:


Crédito de la imagen destacada: Slavun, Shutterstock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *